Habilidades sociales para niños: construyendo relaciones positivas

Las habilidades sociales en niños son muy importantes para su desarrollo y futuro como adultos. En este artículo te contamos qué son, su importancia durante el crecimiento y los beneficios a corto y largo plazo.

Conoce: Principios básicos para apoyar el aprendizaje infantil

Qué son las habilidades sociales en los niños

Se basan en actitudes prosociales o comportamientos que favorecen o benefician a los demás y nos ayudan a obtener relaciones sociales satisfactorias. Estas incluyen no solo el desarrollo de procesos cognitivos o mentales sino también áreas afectivas como la conciencia y gestión emocional, el relacionamiento con otros y la proyección personal al exterior.

En otras palabras, determinan la manera en que las personas hacen las cosas. Algunos ejemplos de estas habilidades son la determinación, el autocontrol, el auto manejo, la comunicación efectiva, el comportamiento prosocial, la amabilidad, la cortesía, la generosidad y la empatía.

Te invitamos a leer: ¿Cómo afectan las emociones en la salud de los niños?

Desarrollar unas correctas habilidades sociales en los niños no solo les ayudará a construir relaciones más positivas o a interactuar mucho mejor con los demás, también les brinda herramientas para el aprendizaje social y emocional a lo largo de su vida.

Debemos tener en cuenta el mundo actual en el que estamos viviendo y la realidad social que trae. Los medios de comunicación, las nuevas tecnologías y las constantes reglas cambiantes traen grandes retos. La velocidad de los cambios hace que tener unas bases sólidas en cuanto a cómo relacionarse con el entorno y las personas sea un aspecto clave a desarrollar.

Habilidades sociales básicas

Habilidades sociales en niños

  • Apego: capacidad de establecer lazos afectivos con otras personas.
  • Empatía: capacidad de ponerse en el lugar del otro y entenderlo.
  • Asertividad: capacidad de defender los propios derechos y opiniones sin dañar a los demás.
  • Cooperación: capacidad de colaborar con los demás para lograr un objetivo común.
  • Comunicación: capacidad de expresar y escuchar. Sentimientos, emociones, ideas, etc.
  • Autocontrol: capacidad de interpretar las creencias y sentimientos propios y controlar los impulsos.
  • Comprensión de situaciones: capacidad para entender las situaciones sociales y no tomarlas como algo personal o culparse por determinadas cosas.
  • Resolución de conflictos: capacidad para interpretar un conflicto y sacar alternativas para solucionarlo.

¿Cómo fomentar las habilidades sociales en los niños?

  • Experiencia directa: Cada entorno en el que los niños se encuentran es un espacio para explorar y aplicar habilidades sociales, es en estos momentos de interacción donde es clave impulsarlos a hablar, jugar, compartir y ayudar para empezar a reforzar las habilidades sociales sanas.

    De esta manera, irán interpretando e incorporando esas interacciones a su forma de pensar y actuar.

Descubre Prepararse para la universidad: Aptitudes importantes que potenciamos en San Diego

  • Imitación: En sus inicios de aprendizaje los niños aprenden por lo que ven de las personas que son importantes para ellos. Debido a esto, imitarán aquellas conductas sociales que observan en los adultos más cercanos, pero no solo las conductas, también aprenderán de estos la manera de interpretar las situaciones y hasta de cómo sentirse en determinados momentos.
  • Refuerzos: Los refuerzos sociales que se le den, ya sea de los adultos y/o iguales van a hacer que los niños desarrollen determinadas conductas y modifiquen otras con el fin de empezar a crear su propio marco de referencia en cuánto a qué está bien y qué no.

Las habilidades para afrontar con éxito las relaciones con los demás, se desarrollan progresivamente a lo largo de la infancia y la adolescencia. En este periodo se construyen las estrategias que van a ser las bases de las futuras relaciones de adultos, ya sean de amistad, de pareja, laborales, etc.

Te contamos ¿Qué es el aprendizaje activo? Esta es su importancia

Poder emplear estas habilidades en el aula hace que haya una mejor interacción y comunicación entre estudiantes y docentes, desarrollen relaciones saludables y cuenten con un alto nivel de bienestar emocional. Los docentes desempeñan un papel fundamental al modelar comportamientos positivos y enseñar habilidades sociales de manera explícita.

Al fomentar un entorno en el que las habilidades sociales sean valoradas y practicadas, se promueve el bienestar emocional y se crea un ambiente propicio para el aprendizaje y el crecimiento de los estudiantes.

Por esta razón, en San Diego promovemos sus habilidades sociales desde pequeños a través de distintas estrategias de comunicación, aprendizaje, juego y experiencia. Abrir espacios para hablar de las emociones, basarnos en nuestra metodología de clases colaborativas, tener a la mano expertos que ayudan a transitar conflictos y explorar la creatividad en cada espacio del colegio fomentan el crecimiento personal y comportamientos adecuados.

Las habilidades sociales desempeñan un papel crucial en el éxito académico y en la creación de un entorno de aprendizaje positivo en el aula.

Artículos relacionados