La importancia del arte en la educación holística

El arte se podría entender como aquello que abarca cualquier actividad de forma creativa y estética en la que las personas plasman sus pensamientos, emociones, sentimientos y percepciones mediante diversos recursos plásticos, lingüísticos o sonoros. Es así como el arte en la educación toma cada vez un papel más relevante que llega a dar vida e innovar la experiencia del aprendizaje.

Varios estudios afirman que la enseñanza artística, desde los primeros años, ayuda a desarrollar numerosas habilidades que acompañarán a lo largo de la vida. Es por esto que la educación artística debe ser una pieza fundamental en la formación y no únicamente un complemento. A través de esta metodología se logra desarrollar hasta 8 tipos de habilidades:

  • Observar y escuchar:  podríamos considerar estos factores como el inicio del proceso artístico, al observar y escuchar se logra ampliar el campo perceptual para inspirar elementos para la creación artística.
  • Indagar y explorar: la exploración lúdica contribuye a la educación y conocimiento artístico y brinda la oportunidad de aprender de errores y accidentes. La curiosidad y el cuestionamiento impulsan la intención de aprender.
  • Producir y crear: aprender a desarrollar la habilidad de crear obras de arte que expresen ideas, sentimientos o significados personales o colectivos alimenta la creatividad y la percepción de sí mismo y de otros.
  • Reflexionar y evaluar: al realizar análisis críticos e interpretaciones de las creaciones artísticas, entender puntos de vista y distintas interpretaciones permite a los estudiantes ser más flexibles y empáticos. La reflexión no verbal también se manifiesta en borradores, estudios y pasos previos al producto final.
  • Conocer y utilizar: aprender el uso adecuado de herramientas, conocer y dominar los elementos del lenguaje artístico y adquirir habilidades para el cuidado de herramientas, materiales y espacios de trabajo.
  • Comprender y contextualizar: la creación artística permite al estudiantes ver un proceso de principio a fin, entender de dónde viene la obra, ver el resultado final y encontrar un tema en común con otros trabajos.
  • Idear e imaginar: permite generar imágenes mentales y emplearlas para guiar acciones y resolver problemas. La conceptualización implica considerar múltiples dimensiones en la tarea, permitiendo visualizar diversas formas de resolución en las diferentes formas del arte.
  • Compromiso y persistencia: abordar desafíos con persistencia, considerando los errores como oportunidades de aprendizaje y educación. Entender que la pasión y determinación impulsan el compromiso continuo con el proceso artístico.

Te invitamos a leer: Arte y educación: Cómo influyen en el crecimiento de los niños

Además, al ser una actividad libre y personal, tiene un componente canalizador que facilita la descarga de emociones y se convierte en una herramienta de alivio y de comprensión. Nuestros estudiantes pueden encontrar distintos medios para navegar sus emociones que involucren este tipo de metodologías y, además, pueden encontrar nuevas pasiones y gustos que los van a acompañar a lo largo de su vida.

Finalmente, el arte en la educación nutre mentes curiosas y nos recuerda que el aprendizaje no se limita a las páginas de un libro o a las paredes de un aula, sino que se extiende a través de cada expresión creativa y cada encuentro humano. Por eso, en San Diego buscamos ir más allá de la enseñanza y educación, queremos potenciar el desarrollo individual y la libre expresión de cada uno de nuestros estudiantes a través de nuestras metodologías innovadoras en la educación.

La importancia del arte en la educación holística

Artículos relacionados