Tips de psicología para el desarrollo emocional de tus hijos

El desarrollo emocional de tus hijos es tan importante como el desarrollo académico. En cada etapa de su crecimiento, es fundamental brindarles confianza, seguridad y sobre todo, felicidad. Sigue estos tips de psicología para que tu hijo sea pilo y feliz.

Desarrollo emocional

[Te invitamos a ver esta infografía: 5 aspectos clave a la hora de elegir colegio para tus hijos]

Desarrollo emocional de los niños y su importancia

El desarrollo emocional de niños, niñas y adolescentes, tiene una raíz profunda en la comunicación y la expresión del afecto dentro del núcleo familiar. Por esto, un desarrollo armónico de sus emociones es la base para el tipo de adulto que se convertirá en un futuro. Además, influye directamente en su inteligencia emocional, autonomía, seguridad, comunicación, entre otras habilidades para la vida.

Tips de psicología que ayudan a su desarrollo emocional

De acuerdo a María Mercedes Piedrahita, psicóloga del Colegio Campestre San Diego, es muy importante que los padres y familiares que rodean a los niños y adolescentes tengan en cuenta estos tips:

  • Compartir tiempos de calidad en familia donde se establezca un vínculo real, a través de la mirada, la caricia, el juego y el diálogo, lejos de las pantallas o interferentes. De esta manera, abren la posibilidad de verse y disfrutarse unos a otros en el intercambio del afecto.
  • Generar espacios donde sea válida la expresión del afecto. Permitir la manifestación de emociones como la rabia, la tristeza o el miedo y entenderlas sin juzgar.
  • Hablar sobre la vida. Puedes ir más allá de las preguntas cotidianas repetitivas como: “¿Almorzaste?, ¿tienes tareas?” y abrir un espacio para dialogar sobre una película, sobre una situación cotidiana observada en la calle, sobre las emociones de sus compañeros, sobre casos hipotéticos: “qué harías si…”. Esto permite que el diálogo sea más bidireccional y les permita a los hijos expresar sus posturas y puntos de vista con mayor naturalidad.
  • Hablar más en familia sobre las emociones diversas de todos los integrantes. Solemos hablar sobre situaciones, es decir, comentamos lo que hicimos pero no lo que sentimos. Es importante entrenarse como grupo familiar (incluidos los padres) en hablar sobre el sentir.

Descubre cómo la educación innovadora hace más felices a los niños

  • Disfrutar de la compañía de los hijos más allá de un deber paterno/materno. Encontrar intereses comunes, gozar de su compañía, alimentarse de vivencias nuevas.
  • Abrazar, acariciar, contemplarse en las miradas. Volver a la expresión sentida y corporal del afecto.
  • Poner límites y delegar funciones. Un hijo autónomo, capaz de gestionarse y de resolver situaciones cotidianas acordes a su edad, será una persona segura de sí misma y capaz de responder a las demandas del entorno.
  • Reconocer los logros. No permitir que la comunicación solo se base en subrayar el error. Es importante aplaudir sus alcances y manifestar a los hijos el orgullo que sentimos de ellos, abonarles el esfuerzo y alentarlos a seguir.
  • Escuchar sin juicio de valor. Si los hijos hablan y siempre reciben regaño, sermón o discurso moral sobre lo narrado, dejarán de hablar. Pon en práctica la escucha activa, interesada, atenta y dispuesta para permitir que ellos se sientan cómodos al expresar.

    Ya se encontrará el tiempo justo para hacer el ajuste normativo necesario si se requiere.

En conclusión, escucharlos, compartir junto a ellos, validar sus emociones y demostrar afecto de diversas maneras, ayuda al desarrollo emocional de tus hijos. Esperamos que estos tips te sirvan.

Artículos relacionados